Menú Noticias y publicaciones
CLÁUSULAS SUELO: CÓMO RECUPERAR SU DINERO
04-09-2017

¿Qué son las cláusulas suelo?

Como definición legal podemos tomar la que recoge el Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo (RDL 1/07), cuyo artículo 2.3 establece que “se entenderá por cláusula suelo cualquier estipulación incluida en un contrato de préstamo o crédito garantizados con hipoteca inmobiliaria a tipo variable, o para el tramo variable de otro tipo de préstamo, que limite a la baja la variabilidad del tipo de interés del contrato”.

En otras palabras, son unas cláusulas o estipulaciones contenidas en los contratos de préstamo o crédito hipotecario en cuya virtud se limita la bajada de los tipos de interés, de modo que cuando el tipo de interés estipulado es variable y se sitúa por debajo de un porcentaje concreto la parte deudora/prestataria no se ve beneficiada por dicha bajada, sino que se le aplica el porcentaje mínimo estipulado (generalmente, superior al 3%).

Frecuentemente, la cláusula suelo contiene también una cláusula techo o limitación máxima ante las posibles subidas del tipo de interés. Ello podría hacernos pensar que se trata de una contraprestación a la introducción de la cláusula suelo. No obstante, lo bien cierto es que el límite máximo suele ser un tipo alto (generalmente superior al 10%) que resulta irreal, por lo que el préstamo o crédito hipotecario se convierte en la práctica en un contrato a interés fijo y variable únicamente al alza, lo cual redunda en beneficio exclusivo de la entidad financiera.

 

¿Por qué son nulas las cláusulas suelo?

La Sentencia del Tribunal Supremo (TS) nº 241/2013, de 9 de mayo, dictada en el marco de una acción colectiva ejercitada por una asociación de consumidores contra varias entidades, declaró la nulidad de las cláusulas suelo por falta de transparencia, si bien dicha nulidad no conllevaría la restitución a la parte prestataria de las cantidades pagadas en exceso en aplicación de la cláusula suelo anulada judicialmente.

Posteriormente, en la STS nº 139/2015, de 25 de marzo, el alto tribunal confirmó tal limitación de la eficacia retroactiva de la nulidad de las cláusulas suelo, al fijar la doctrina que en el caso de declararse judicialmente la nulidad de una cláusula suelo la devolución se produciría únicamente desde la fecha de la publicación de la antedicha STS 9-5-13.

Esa doctrina jurisprudencial fue declarada como contraria al derecho comunitario por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en la Sentencia de 21 de diciembre de 2016, lo cual ha motivado el cambio de postura del TS, recogido en la Sentencia nº 123/2017, de 24 de febrero.

Con ello, el TS ha reconocido el derecho de cualquier consumidor afectado por una cláusula suelo a obtener la restitución íntegra de las cantidades que haya abonado indebidamente a la entidad financiera en virtud de dicha cláusula suelo.

 

¿Qué vías tengo para reclamar?

El antes mencionado RDL 1/07 establece un procedimiento de reclamación extrajudicial ante las entidades financieras, voluntario para los consumidores. De este modo, una vez presentada la reclamación por parte del afectado el banco emitirá una resolución que podrá acordar o no la devolución, según su criterio. En el caso de estimar la reclamación, deberá detallar una propuesta de cálculo de las cantidades a devolver. Si la parte prestataria no estuviese conforme con la resolución de la entidad acreedora entonces deberá iniciar las acciones judiciales pertinentes.

Decíamos que este procedimiento es voluntario porque cualquier consumidor afectado por una cláusula suelo puede acudir directamente, si lo desea, a la vía judicial, mediante la presentación de una demanda por la cual solicite la nulidad de la cláusula suelo, con base en la jurisprudencia citada en este artículo, y la devolución de las cantidades abonadas en exceso por la aplicación de dicha cláusula.

 

¿Cómo puedo saber si mi hipoteca tiene cláusula suelo?

En este punto, conviene advertir que es precisamente la falta de transparencia lo que motivó la declaración judicial de nulidad de las cláusulas suelo. Ello tiene una traducción en la práctica y es que en numerosas ocasiones la limitación del tipo de interés se encuentra enmascarada entre diferentes estipulaciones contractuales, de forma que no es sencillo para un consumidor medio advertir la presencia de la cláusula suelo (en raras ocasiones aparecerá denominada así).

No obstante, existe algunos indicios de la existencia de una cláusula suelo, como por ejemplo el hecho de que se esté pagando una cuota fija cada mes de un importe elevado.

 

 

Por lo tanto, desde FJ. SOLER & ASOCIADOS le aconsejamos que, ante la duda, acuda a nuestras oficinas para que nuestros abogados estudien minuciosamente su caso, sin compromiso alguno para usted.

CLÁUSULAS SUELO: CÓMO RECUPERAR SU DINERO
Contacto Áreas de actuación